Obesidad y sobrepeso: principales causas de la hernia de disco

Centro de la columna Vertebral: 19 Marzo, 2019

obesidad sobrepeso hernia discal
 

Obesidad y sobrepeso: principales causas de la hernia de disco

La obesidad y sobrepeso son las principales causas de la hernia de disco, pero no son las únicas. Si bien la aparición de este padecimiento es una cuestión multi-factorial, el acuerdo médico general es que el aumento de presión causado a las estructuras de la columna por el sobrepeso es un factor determinante. Aquí te contamos más sobre este tema.

La relación entre la obesidad y el dolor bajo de espalda crónico progresivo, se explica principalmente por la tensión que la obesidad ejerce sobre la columna dorsal y lumbar.

Efectos del sobrepeso en la columna

En la vida cotidiana, actividades como la hiperextensión, el agacharse, cambios posturales y levantar peso sacan al torso de su posición neutral y en forma repetida incrementan las cargas sobre la columna.

El sobrepeso y la obesidad tienen dos efectos negativos en la columna: aumentan la cantidad de peso que ésta debe soportar y, a largo plazo, pueden alterar su función anatómica precisamente por el tiempo que ésta pasa fuera de su posición natural.

La obesidad y el sobrepeso pueden provocar una variedad de padecimientos de la columna: desde sobrecarga muscular hasta la hernia de disco, que se define médicamente como la protrusión del núcleo pulposo del disco intervertebral.

El común denominador de todos estos problemas es el dolor, que puede ser agudo y súbito e irse desarrollando hasta impedir el desarrollo de las actividades normales de la persona afectada.

Prevención: la mejor medicina

Para mantener una espalda saludable y, en general un buen estado de salud, es importante mantener un peso adecuado. Por sí mismo esto puede evitar la aparición de una hernia de disco o minimizar sus efectos en el cuerpo.

Además de que el sedentarismo asociado a malas posiciones de la columna favorece el desarrollo de lumbalgia y para evitar esto se recomienda realizar ejercicios de bajo impacto para disminuir el riesgo de lumbalgia.

Las medidas recomendadas son: la higiene postural (la manera correcta de sentarse, cargar objetos pesados, dormir o manejar) así como ejercicios básicos de acondicionamiento y movilidad.

¿Qué hacer si ya tienes síntomas?

Si ya tienes dolor en la espalda, especialmente la zona lumbar (baja) y éste es persistente, puede que estés desarrollando (o ya padezcas) una hernia discal. La única de determinar si es así es mediante estudios de imagen y consulta médica con un especialista. Es importante que acudas lo antes posible a recibir atención médica.

Acude al CCV para una cita de valoración

En el Centro de la Columna Vertebral contamos con un tratamiento innovador para hernias de disco sin cirugía. Además, contamos con asesoría nutricional para el control de peso, algo muy importante tanto en el tratamiento como en la recuperación a largo plazo. Acude a tu clínica más cercana para comenzar un plan ajustado a tu padecimiento y necesidades.

Agenda una cita aquí

"La información vertida en este blog es de carácter informativo que busca fomentar buenos hábitos de salud en la población y por ningún motivo sustituye la consulta médica. Contenido revisado y corregido por el Dr. Armando Acevedo Méndez, especialista en ortopedia y traumatología. Cédula profesional 602691."

¡Comparte este blog!

Comentarios (0)
Déjanos tus Comentarios